Una mujer viajando sola remite a...

... las siguientes cuestiones: hola, estoy sola y busco plan o, por el contrario, hola, estoy sola, desamparada en el mundo, y necesito ayuda.


Una mujer viajando sola por Latinoamérica y más aún cuando conversa con nativos de pueblos y aldeas, (que por lo general son más conservadores) las primeras preguntas son: ¿está casada? ¿y su esposo?. Te miran como si fueras de Marte cuando dices que tienes 28 años, no estás casada, por el momento no piensas en tener hijos y estás viajando simplemente porque anhelas descubrir otras tierras y formas de vida.


Con el tiempo aprendes a desdibujar la realidad, también por seguridad, y dices que sí, estás casada y que vas a encontrarte con tu esposo en el próximo pueblo o que tu esposo te espera en el bar de la esquina. O simplemente que estás viajando por trabajo y que tu esposo te está esperando en tu país y, que cuando vuelvas, viviréis felices, comeréis perdices, y tendréis no 1 sino 5 hijos.


Pues sí, a veces resulta un poco agotador, aunque no deja de ser cómico. Sin embargo tiene muchas ventajas viajar sola, realmente encuentras a gente que te ayuda desinteresadamente, hombres y mujeres mayores son los más fiables, surge su instinto de protección. Y realmente guardo en mi memoria experiencias muy lindas. Además, el hecho de estar fuera de contexto totalmente, te permite elegir ser quién tú quieras, dónde quieras y cuando quieras. Creo que después de estos viajes, al final terminaré solicitando la nacionalidad argentina, de las veces que me han confundido como tal, ¿será que estoy muy cordobesa?, y de las veces que no lo he desmentido y he jugado con ello.


Viajar sola despierta las sensaciones que se despliegan a flor de piel, más que nunca! Sientes mucho más todo lo que te pasa, desde el diálogo con el señor conductor del bus hasta el despertar de las sensaciones en vivo contemplando el mar al atardecer!. Porque estás tú y tu alma ante la inmensidad de un destino desconocido que por momentos, se acelera y, por momentos, se aleja lentamente.Vas tomando decisiones sin saber el camino. Los estados de ánimo son absolutamente ciclotímicos. Los extremos se despliegan de manera frenética.


Nunca sabes lo que te espera antes de iniciar un viaje, y las experiencias, acontecimientos y encuentros, por ínfimos que sean, son toda una vida!Porque todo viaje es novedad.


Tomar un avión, un bus, un tren, aunque sólo sea un par de días, inyecta adrenalina en las venas. El cambio de territorio, la seducción que genera lo desconocido, desplazarse entre un lugar y otro. Recrearse en los no lugares, como si fueran hogares. Hacer de la transitoriedad un hogar. Ser caminante divagando en el desarraigo.Un desarraigo que se inscribe en el círculo de la desesperanza, la nostalgia y, por contradictorio que parezca, en la transparente fortaleza de los vínculos que permanecen etéreamente arraigados.


Enero 2006
Ecuador

7 comentarios:

Jorge dijo...

Una de las cosas que descubrimos en los viajes es que, necesariamente, presentarse a los demás es asumir muchas máscaras. Eso que tenemos naturalizado en nuestra vida cotidiana se convierte en algo muy visible a la hora de viajar. Allí nos vemos, muchas veces, a optar por asumir diversos roles, nacionalidades, religiones o profesiones sólo para no pasarla mal, para que no nos vuelvan locos a preguntas, o simplemente para que no nos quieran sacar mucho dinero. Pero en el viaje, simplemente, se hace visible lo que, en otra escala, ya hacemos en la vida cotidiana.

Y lindo blog :)

AlbertF dijo...

Acabo de descubrir tu blog y me encanta; me identifiqué con esta entrada porque también me gusta viajar solo (aunque no me importa ir acompañado) ya que creo que vives mucho más el viaje... mucho más intensamente.

Felicidades por el blog, seguiré leyendote :-)

mireia dijo...

para jorge: el viaje, una manera de conocernos y mostrarnos tal como somos, lejos de nuestra tierra; de visualizar en la distancia todo lo que dejamos atrás... ¿pero como hacemos para impregnarnos de esta sensación en nuestro cotidiano? ¿como no dejarnos avasallar por la rutina?

y gracias!

mireia dijo...

para albertf: gracias! la intensidad la provocamos.. y que lindo que es sentir que estás en un momento intenso, ser consciente y dejarte llevar...

Anónimo dijo...

Hola,
Yo suelo viajar sola, siemrpe que encuentro algún vuelo barato me voy a algún lugar del mundo. CUando empecé a hacerlo, una web me ayudó bastante con el tema, ya que toda su info está enfocada a nosotras: http://www.ellasviajan.com

Espero os sirva, saludos viajeras!

Yuranita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yuranita dijo...

Hola tu Blog me llega en un momento especial de mi vida, en donde me decido a irme por Sudamérica, comienzo por Perú, y desde ya afronto situaciones como confrontamientos familiares por mi genero (mujer) y las auto limitaciones sociales que trae. Ya he tenido la oportunidad de viajar sola dentro de mi país, pero ahora que salgo de él parece como si tuviera la oportunidad de tomar el mundo con mis manos o simplemente vivir una vida sumisa. Saludos